desierto de Marruecos

Marruecos se encuentra separado del continente Europeo por el estrecho de Gibraltar. Limita con Argelia al este, la frontera se encuentra cerrada desde 1994, al sur con Mauritania, al norte con España, su principal socio comercial con el que comparte tanto fronteras marítimas como terrestres, Ceuta, Melilla y las plazas de soberanía. y bañado tanto por el mar Mediterráneo como por el océano Atlántico. Con una superficie de aproximadamente medio millón de kilómetros cuadrados, cuenta con una población  de 37 millones de personas y tiene como idiomas oficiales el árabe y el bereber, practicándose también otras lenguas y dialectos como el dariya, rifeño, tamazight, tashelhit, francés y español.

Marruecos brinda un abanico de posibilidades a todo el que se atreva a adentrarse en él; además sus orgullosos ciudadanos se han esforzado por preservar su identidad y costumbres. Si a esto le unimos su heterogeneidad, nos encontramos con un país que proporciona un sinfín de experiencias congeladas en el tiempo.

Podrás recorrer sus medinas mientras esquivas el transporte con burros, dormir en pleno desierto del Sáhara bajo una jaima o incluso transitar por ciudades más avanzadas como su capital, Rabat, a la vez que sus continuas llamadas a la oración te recuerdan que nunca perderán aquello que les identifica.

En definitiva, Marruecos ofrece un número inabarcable de oportunidades que te harán preguntar cómo es posible que a tan poca distancia puedas visitar un mundo tan diferente al tuyo.